<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=226233171658978&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Cómo enseñarles a los niños el significado del perdón

El perdón es una decisión que consiste en dejar de lado la ira o el enojo hacia alguien que nos haya herido y pensar, sentir o actuar con amabilidad hacia esa persona. Conviene aclarar que el perdón no es sinónimo de ser débil: se necesita fortaleza y valentía para perdonar. Tampoco es lo mismo que olvidar, dar cabida al maltrato o tolerar ser lastimado; uno puede perdonar mientras aún busca justicia.

El perdón puede parecer una hazaña imposible de realizar para un niño que aún no tiene todas las herramientas de que los adultos disponen para manejar emociones como la ira y el deseo de venganza. Pero estudios han encontrado que aprender a perdonar puede ayudar a los niños de diferentes edades a sentirse mejor, fortalecer sus relaciones e incluso mejorar su rendimiento académico.

Estos niños aprenden, a la vez, habilidades emocionales como comunicación efectiva, resolución de conflictos, asertividad o empatía. Después de aprender a perdonar, algunos niños incluso se desempeñan mejor en la escuela, tienen menos problemas de conducta (y delincuencia), y se sienten más positivos al respecto de sus padres y maestros.

Contenido relacionado: La importancia de la inteligencia emocional y cómo cultivarla en tu hijo

El presente artículo aborda cómo preparar un escenario para que los hijos muy pequeños comiencen a desarrollar su habilidad para conceder perdón a medida que se convierten en adultos jóvenes.

De los 4 a los 5 años. Antes de introducir a los niños pequeños a las sutilezas del perdón, primero puedes presentarles el concepto de amor: cuidar al otro por el bien del otro. Por ejemplo, puedes lograr esto al leerles libros ilustrados en los cuales se muestren interacciones familiares amorosas.

De los 6 a los 7 años. A partir de los 6 años, los niños tienen la capacidad de lo que Jean Piaget llamó razonamiento operativo concreto, lo que significa que ahora son capaces de entender las causas y los efectos de las acciones de las personas. Debido a este avance en el razonamiento en niños pequeños, ahora puedes introducir el perdón sistemáticamente.

Hay cinco pasos secuenciales que puedes seguir para ayudarlos.

1. Puede exponer el tema del valor inherente a todas las personas, sin importar quiénes sean, o cuán ricos o pobres sean, o cuán inteligentes sean: tienen valor. Cada persona es especial, única e insustituible.

Contenido relacionado: 6 maneras en que los padres pueden promover solidaridad

2. Antes de presentar el tema del perdón en sí, puedes establecer otro fundamento más al enseñarles a los niños los temas de la bondad, el respeto, la generosidad y nuevamente el amor. Puedes continuar con este aprendizaje (aparte del perdón) a través de libros de cuentos.

3. Una vez que los niños conocen el valor personal, la amabilidad, el respeto, la generosidad y el amor, puedes presentarles el perdón, pero sólo mediante historias y no a través de su propia experiencia de perdonar a quienes los hayan lastimado. Puedes explicarlo así: cuando las personas perdonan, muestran amabilidad, respeto, amor y generosidad a quienes no se los han mostrado.

4. Puede resultar muy claro para los niños pequeños que perdonar no implica una reconciliación automática. A veces, un niño debe mantenerse alejado de otro niño si este último está continuamente intimidando. El que está siendo intimidado necesita primero decírselo a un adulto.

5. Luego, los padres pueden llevar a los niños a practicar este aprendizaje, pero sólo si han elegido considerar el perdón. El perdón es una elección y no debe ser forzado. Para aquéllos que están listos, deben intentar percibir al que haya actuado injustamente como poseedor de valor. Pueden también ofrecerle amabilidad, respeto, generosidad y amor hacia la persona ofensiva.

Debido a que estos pasos requieren de tiempo, deben practicarse durante los próximos años, utilizando nuevas historias, para que el aprendizaje se profundice en diferentes contextos.

De los 10 a los 13 años. A medida que los niños crecen, los padres pueden presentar estos tres temas: perdonar, pedir perdón y reconciliarse. Lo que puede ser enseñado durante los años de primaria y secundaria.

Pedir perdón requiere de humildad para reconocer las malas acciones y esperar a que el ofendido esté listo para perdonar. Para reconciliarse, las personas deben hallarse dispuestas a reunirse nuevamente en mutua confianza. En otras palabras, el que haya sido injusto debe tomar medidas para cambiar. El perdón puede ocurrir sin reconciliación si el que ofende se niega a modificar su actitud injusta.

De los 14 a los 18 años. Una vez versados ​​en los temas anteriores, los estudiantes de preparatoria se encuentran listos para conocer un perdón más sofisticado. Los adolescentes pueden considerar entonces el desafío de perdonar no sólo a una persona, sino a cualquier persona hacia la que alberguen resentimiento continuo.

El perdón es una virtud difícil de ejercer y difícil de implementar ante la injusticia, pero ofrece una esperanza concreta de paz. También se recomiendan reuniones familiares de perdón al menos una vez a la semana, como durante las comidas, para hablar sobre lo que significa el perdón, cómo se siente y qué se presenta como más fácil o difícil sobre el mismo.

Debido a que los conflictos son inevitables, enseñar a los niños a perdonar desde un principio, comenzando con riñas con compañeros de juego por juguetes o balones de fútbol, ​​puede ser un camino hacia la construcción de una comunidad de personas que valoran y cultivan la paz.

En el Colegio Chimalistac es nuestra prioridad acompañar a nuestras familias en el desarrollo y el crecimiento de los alumnos y las alumnas, a nivel social y emocional también, para que logren ser la mejor versión de sí mismos, todo esto con atención a las cuatro dimensiones de la persona. Conoce más sobre quiénes somos y por qué a tu hijo le convendrá estudiar con nosotros.

NOSOTROS >

perdonar-ninos

También podría interesarte: