<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=226233171658978&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Preescolar 55 5534 4300
Primaria y Secundaria 55 5524 1185

10 beneficios de que tus hijos pasen tiempo en familia

En nuestro mundo, en el que actualmente domina la tecnología, tanto adultos como niños han dejado de interactuar entre sí de maneras que no sólo son beneficiosas, sino esenciales para nuestro bienestar mental y físico.

Los niños necesitan de las interacciones en familia para que puedan aprovechar los mayores beneficios inherentes a las relaciones sociales. El tiempo en familia es componente fundamental de una vida plena y significativa para ellos. A continuación, mencionamos estos beneficios:

Contenido relacionado:  La importancia de la familia en el desarrollo infantil

1. Mejora su salud mental. La interacción entre miembros de la familia -en especial la comunicación cara a cara, a diferencia de la digital- reduce significativamente la posibilidad de que los niños se vean afectados por problemas de depresión infantil o ansiedad.
Al estar físicamente presentes con sus seres queridos reciben un fuerte apoyo emocional que los ayuda a superar varios desafíos.

2. Contribuye al desempeño académico. En promedio, los niños que pasan más tiempo con sus padres tienden a obtener mejores resultados en la escuela. Aprenden habilidades de comunicación, así como llegan a reconocer la importancia de la educación.

Siempre que sea necesario, ayúdale a tu hijo con tareas o conceptos nuevos, lo cual reforzará el hecho de que su éxito es importante para ti. Incluso al preguntarle sobre su día y lo que está aprendiendo le mostrarás tu apoyo.

3. Reduce el riesgo de problemas conductuales. Los niños que pasan más tiempo con sus familias suelen tener menos riesgo de problemas de comportamiento en la infancia y en la adolescencia.

Cuando reciben atención positiva por su buena conducta, aumenta su deseo de continuar con esos patrones saludables. Al hacer actividades en conjunto con la familia también disponen de una salida para sus emociones reprimidas que, de otro modo, podrían conducirlos a tomar decisiones inconvenientes.

Si un niño (o adolescente) se siente cómodo compartiendo sus problemas contigo para que lo escuches y lo aconsejes, se encontrará mejor equipado para hacerles frente y actuar con base en decisiones positivas.

4. Aumenta la confianza de los niños en sí mismos. Pasar tiempo con la familia genera confianza en cada uno de sus miembros. Los padres pueden enseñarles a los niños a desarrollar su autoestima a través de habilidades específicas (por ejemplo, resolución de problemas y comunicación).

Asimismo, pueden modelar la capacidad de amarse a uno mismo sin perjudicar o afectar a los demás. Tanto para padres como para hijos, la confianza crece ante el reconocimiento de que sus seres queridos los valoran y los aprecian.

5. Ayuda a los niños a aprender habilidades futuras de crianza. Los recuerdos que padres e hijos cultiven al convivir juntos les inculcarán a los niños el deseo de fomentar esa misma atmósfera de amor en sus hogares futuros.

A través del ejemplo de los padres, los niños aprenden importantes habilidades de cuidado que podrán emplear en algún momento. Incluso pueden recrear dichas habilidades al interactuar con los hermanos.

6. Fomenta la resolución efectiva de conflictos. Ser parte de una familia es divertido, pero también puede ser complicado. Cuando surgen conflictos, uno no puede simplemente marcharse para siempre.

Los miembros de la familia deben trabajar juntos para resolver los problemas que surjan. El tiempo en familia aporta habilidades de comunicación interpersonal, incluidas formas saludables y constructivas de discutir, debatir y resolver problemas.

7. Reduce el estrés. Quienes reciben comprensión en un entorno familiar tienden a buscar mecanismos de afrontamiento más saludables para el estrés, como confiar en amigos y en familiares, en vez de recurrir a vías potencialmente perjudiciales.

Establezcan el hábito de compartir sus problemas con el fin aliviar el estrés y convenir en soluciones efectivas.

Contenido relacionado:  Cómo enseñarle a tu hijo a manejar el estrés

8. Promueve adaptabilidad y resiliencia. La capacidad en los niños para enfrentar cambios y desafíos de la vida mejora enormemente gracias a los vínculos familiares sólidos.

Al saber que pertenecen a un grupo familiar, que son cuidados y valorados, adquieren un sentido de significado vital y de propósito. Dicha seguridad les brinda motivación para seguir adelante, crecer y llegar a tener éxito.

9. Preserva la salud física. Mediante el tipo adecuado de actividades, el tiempo con la familia puede tener un impacto positivo en el bienestar físico. Por ejemplo, las familias que comen juntas tienden a aplicar una mejor dieta que aquellas que no lo hacen.

Las que participan en actividades al aire libre como juegos deportivos, caminatas o jardinería cuidan de su estado físico. Existe evidencia de que el tiempo en familia puede potenciar los efectos del ejercicio y demás hábitos saludables.

10. Propicia la salud cardíaca, cerebral, hormonal e inmunológica. Los miembros de la familia pueden animarse mutuamente a mantener estilos de vida saludables. Las buenas relaciones en la familia alargan la esperanza de vida, y la aumentan hasta en un 50%.

En general, todos los beneficios mencionados apuntan a que el tiempo en familia se relaciona con una vida más sana y feliz para los niños. Además, como lo hemos sugerido, puede contrarrestar efectivamente el uso excesivo de tecnología, siempre y cuando se preste atención a este detalle.

Entra al blog del Colegio Greenland, descubre la variedad de artículos que tenemos para que mejores la educación de tu hijo y armonices la vida en el hogar. Suscríbete para recibir notificaciones. Haz click aquí:

BLOG GREENLAND >

También podría interesarte: