¿Por qué es importante la educación ambiental?

Cada vez se hace más común que los niños pasen más tiempo en interiores. Obesidad infantil, problemas de procesamiento sensorial y dificultades de atención son sólo algunas de las consecuencias de que no pasen suficiente tiempo al aire libre.

Jugar al aire libre y disfrutar de la naturaleza contribuye a mejorar la atención de los niños y a que se vuelvan más activos, pero la educación ambiental va mucho más allá de que adquieran gusto por las actividades al aire libre.

¿Qué es la educación ambiental?

Más que simplemente promover la naturaleza, la educación ambiental es un proceso que permite a los niños -y, en general, a las personas- explorar cuestiones ambientales, así como adentrarse en la resolución de problemas afines y tomar medidas para mejorar nuestro medio ambiente.

Se alienta a los niños a investigar cómo y por qué suceden las cosas y a formarse sus propias opiniones sobre temas complejos en lugar de remitirse a recibir información.

La educación ambiental estimula habilidades de pensamiento crítico y creativo e inspira a los niños a involucrarse más con su comunidad. Los ayuda a comprender la importancia del medio ambiente y les facilita los fundamentos que necesitan para que vivan vidas ecológicas y sostenibles.

Estas son cuatro razones por las que la educación ambiental es importante para los niños:

1. Infunde en los niños pasión por el medio ambiente

Preocuparse por cuidar el medio ambiente hace que los niños quieran pasar más tiempo al aire libre. Y pasar tiempo al aire libre hace que les preocupe más el cuidado del medio ambiente.

Las actividades al aire libre pueden tener un profundo impacto en la salud física y mental de los niños y también suelen relacionarse con un mayor rendimiento académico, niveles reducidos de estrés, mejores habilidades sociales y más.

Estas actividades les brindan “la libertad de ser niños”, los motivan a tomar riesgos, descubrir cosas, cuestionar y experimentar. Tal autoexpresión es invaluable para su desarrollo y fomenta que se descubran a sí mismos a la par de interactuar con su entorno.

Interacción que inculca en ellos amor por la naturaleza y los inspira a esforzarse por retribuir al medio ambiente que tanto les ha dado.

2. Los anima a formar hábitos sostenibles

Enseñar a los niños sobre el cuidado del medio ambiente favorece la formación de hábitos sostenibles que pueden convertirse en un estilo de vida permanente: incluso las pequeñas acciones tienen un impacto considerable con el tiempo. Algunos hábitos sostenibles fáciles de seguir para ellos son:

  • Reciclar
  • Utilizar bolsas reutilizables
  • Cerrar la llave de agua al cepillarse los dientes
  • Mantener las luces apagadas siempre que no se usen
  • Usar botellas de agua reutilizables

Será más probable que los niños que cuenten con este conocimiento consideren cómo sus acciones afectan el medio ambiente y piensen en formas de incidir positivamente en él.

3. Enfatiza una mentalidad ecológica en torno al consumo

Debido a los cambios drásticos provocados en el planeta, hoy se enfatiza más la relevancia de la conciencia ambiental en la sociedad. Esta es una buena oportunidad para que los jóvenes (quizás los niños aún sean muy pequeños) aprendan cómo adoptar una mentalidad ecológica al consumir.

Es importante que sean conscientes de hábitos como los siguientes:

  • Apoyar negocios sostenibles
  • Utilizar electrodomésticos de bajo consumo
  • Dejar de usar plásticos de un solo uso
  • Comprar productos de limpieza naturales y ecológicos
  • Evitar la moda rápida

Cabe reparar en que la educación ambiental no sólo recalca en los niños la mera adopción de hábitos como éstos, sino, ante todo, a que entiendan por qué tienen un impacto positivo en el medio ambiente y contrarrestan otros indeseables.

4. Forma a la próxima generación de protectores del medio ambiente

El cambio climático continuará con sus efectos desastrosos a menos que pongamos de nuestra parte para vivir vidas más sostenibles y respetuosas hacia el medio ambiente. El cambio climático requiere una solución a largo plazo y no una inmediata.

La educación ambiental y la abundancia de recursos disponibles en línea hace que sea más fácil que nunca lograr que los niños se sientan involucrados en esta misión: a que apliquen su curiosidad y entusiasmo en ayudar a la naturaleza, detener el cambio climático y proteger a nuestro planeta.

Al impulsar esta pasión desde una edad temprana tendremos una oportunidad inmejorable para formar a una nueva generación de protectores del medio ambiente que seguirán viviendo vidas sostenibles hasta la edad adulta y siendo ejemplo para otras personas.

Contenido relacionado: Las 10 mejores maneras de enseñarle a tu hijo sobre el cuidado del medio ambienteEn el Colegio Chimalistac valoramos la importancia de la conciencia ambiental y promovemos que nuestros alumnos vivan una vida más sostenible mediante programas de responsabilidad ecológica.

Agenda una sesión informativa y conoce nuestra oferta más a detalle, aquí:

Nueva llamada a la acción

También podría interesarte: