Cómo prepararse para la secundaria

A medida que tu hijo debe prepararse para comenzar la secundaria, es probable que tanto tú como él tengan algunas preocupaciones.

Quizás a ti te preocupe que aprenda lo suficiente como para estar listo para la preparatoria. A él podría preocuparle tener el corte de pelo adecuado. Ambos esperan que encaje, haga nuevos amigos y no se sienta demasiado abrumado por la tarea.

Como padre, seguramente tus preocupaciones se relacionan más con el panorama general, por ejemplo, si la secundaria formará a tu hijo para un futuro exitoso. Pero tal vez él esté más preocupado por cuestiones básicas, como saber cómo le irá el primer día de clases.

Reconocer tales diferencias en sus preocupaciones e inquietudes te servirá para apoyarlo mientras te mantienes pendiente de su progreso general. Los siguientes consejos les ayudarán a ambos a prepararse para esta nueva aventura:

  • Ayuda a tu hijo a orientarse

En caso de que tu hijo sea nuevo en el colegio, dile que antes que nada pregunte a los maestros dónde se encuentran las distintas áreas y servicios del colegio.

O, si tienen la oportunidad, asistan ustedes antes y den un breve tour por las instalaciones. Así, cuando empiecen las clases él sabrá cómo ubicarse en la escuela.

  • Anímalo a reunirse con un amigo

Si a tu hijo le preocupa enfrentarse solo al primer día de clases, anímalo a que se junte con un amigo de la primaria y haga planes con él para el recreo. La meta es que se sienta más tranquilo ante el temor de estar solo al principio del nuevo ciclo escolar.

  • Infórmense sobre las reglas de la escuela

Antes del primer día, pregunta al personal de la escuela sobre las normas relacionadas con la vestimenta, el uso de teléfonos celulares y lo que se espera de los estudiantes durante el recreo y después de clases. Esto le ayudará a tu hijo a evitar romper las reglas accidentalmente.

Asimismo, conocer de antemano cómo el colegio maneja los problemas de comportamiento, como el bullying, podría llevarlo a sentirse más seguro desde un inicio.

Puedes ayudar a tu hijo a organizarse mostrándole cómo usar una lista de tareas pendientes en una agenda o en un cuaderno pequeño. Esto le será útil para que se mantenga a la altura de las nuevas responsabilidades que le exigirán en secundaria.

También te convendrá preguntarle por sus tareas con frecuencia. Lo más probable es que le dejen más proyectos o tareas a largo plazo que en la primaria o quizás tenga que estudiar para varios exámenes al mismo tiempo.

Dale tu ayuda si al principio la necesita para averiguar cómo hacerlo todo a tiempo. Esto no significa que debas completar su tarea por él. Es importante que aprenda a responsabilizarse de su trabajo, pero podría requerir consejos sobre cómo abordarlo.

  • Enséñale a administrar mejor su tiempo

Enséñale a tu hijo a aprovechar su tiempo al máximo llevando siempre consigo un libro o apuntes de repaso. Cualquier momento tranquilo puede usarse como tiempo de estudio productivo.

También es crucial que establezca una rutina de tarde en la que aparte tiempo para la tarea y cualquier otra obligación que tenga. Dado el aumento de las tareas y las actividades extracurriculares, a veces los jóvenes de secundaria tienen menos tiempo para cumplir con todo lo que se les pide.

  • Mantén abiertas las líneas de comunicación

Incluso aunque parezca que no quiere hablar contigo, debes hacer lo posible por estar disponible para tu hijo de secundaria.

Siempre que puedas habla con él sobre pequeños problemas. Si no te dice cómo le fue en el entrenamiento, tampoco se abrirá contigo en torno a temas más importantes. Aprovecha los momentos casuales -en el coche o en la cocina- en lugar de presionarlo a conversar en una mesa (a menos de que sea indispensable).

Contenido relacionado: Cómo lograr una comunicación efectiva con tu hijo adolescente

Muchos jóvenes prefieren hablar cuando no se ven obligados a hacer contacto visual directo. Sé persistente como padre: a pesar de que tu hijo no desee comunicarse demasiado o parezca que no está escuchándote, debes saber que en realidad sí lo está haciendo y que en el fondo aprecia tus esfuerzos por cuidarlo.

El Colegio Chimalistac es un colegio con un modelo educativo constructivista-humanista y les ofrece a sus estudiantes de secundaria un ambiente de atención personalizada que fomenta su desarrollo de competencias personales.

Descarga esta tabla comparativa y conoce las ventajas de formar parte de la familia Chimalistac:

Descargar

También podría interesarte: