7 consejos para ayudar a un niño a dejar de procrastinar

La procrastinación es un mal hábito que predomina en niños y adolescentes y un problema habitual tanto para padres como para profesores.

Hay varias razones por las que los seres humanos, y los niños en particular, suelen procrastinar. En primer lugar, al igual que los adultos, los niños se sienten mejor aplazando las cosas para hacerlas más tarde. Sin embargo, a diferencia de ellos, no tienen la capacidad de apreciar el panorama completo.

Otras razones incluyen la falta de confianza en sí mismos que los mueve a detenerse, la sobreestimación del tiempo que les queda y de las habilidades propias, el aburrimiento y la mala priorización de las actividades.

Al leer esto, quizás hayas recordado ocasiones en las que llegaste a posponer tus pendientes hasta el último minuto debido a algunas de las razones mencionadas.

Es relevante señalar que la procrastinación tiene muchos efectos negativos en los niños, que van desde malas calificaciones, cambios indeseables en la rutina y estrés hasta castigos y decepciones.

Por lo tanto, es importante que los padres puedan ayudarlos a superar la tendencia a procrastinar.

Estos son algunos consejos que no te fallarán:

1. Muéstrale a tu hijo que su trabajo no es tan difícil como parece

Uno de los motivos por los que los niños evitan hacer su trabajo y los deberes del hogar es porque su mente les dice que continuarán haciéndolo para siempre o que es increíblemente difícil. Para que deje de pensar así, debes mostrarle a tu hijo que ello no es tan desafiante como parece.

Este es un ejemplo de cómo lograrlo: si tu hijo posterga la tarea de tender su cama, tiéndela por él y pídele que cronometre cuánto te tardas mientras te observa. Al ver que has completado la tarea en cuestión de segundos se dará cuenta de cuán fácil puede ser.

Así empezará a cambiar su mentalidad respecto de lo que tiene que hacer. Ahora sabrá que necesita menos esfuerzo del que creía para llevar a cabo sus tareas.

2. Hazle preguntas

Mucha gente subestima el poder de las conversaciones para resolver problemas. Para que puedas ayudarle a tu hijo a combatir el hábito de procrastinar es esencial que comprenda lo que pasa por su mente cuando procrastina.

Hazle preguntas como: ¿Qué expectativas tienes de tus tareas? ¿Cuáles crees que son las expectativas del profesor (o las nuestras)? ¿Cuál es el principal problema con el trabajo que debes terminar? Todo esto te servirá para conocer cómo puedes ayudarlo y motivarlo a resolver sus dificultades.

3. Explícale algunas de las consecuencias

A menudo los niños procrastinan porque no han visto el panorama general de la situación o porque no les es posible vivir más allá del ahora. Describe a tu hijo las consecuencias de esperarse hasta el último minuto para hacer la tarea y cómo afectará su estado de ánimo y su sentido de organización.

Explícale por qué completar algún pendiente hoy le será más fácil que hacerlo mañana, que seguramente habrá más cosas que hacer.

4. Ayúdalo a dar el primer paso

Un niño puede sentirse abrumado por la carga de trabajo que debe completar, lo que resulta en que no sepa cómo ni por dónde empezar.

Para evitar que la posponga, ayúdale a empezar. Enséñale a iniciar por el principio en lugar de que se preocupe por el final, así como a dar el primer paso de inmediato en vez de que se sienta agobiado por el resto del recorrido.

Contenido relacionado: 10 formas de apoyar a tu hijo a hacer la tarea

5. Recompénsalo y elógialo

Todos los niños buscan aprobación y elogios de sus padres. Es común que los padres castiguen a sus hijos por no cumplir con una tarea, pero también lo es que olviden tomar en cuenta cuando sí cumplen con ella.

Para motivar a tu hijo a desarrollar el hábito de abordar desafíos sin demora, recompénsalo cada vez que lo haga. Puedes elogiarlo o, bien, darle un premio o regalo por terminar su tarea a tiempo o limpiar la habitación sin que tengas que pedírselo. A los niños les encantan las recompensas inmediatas por su esfuerzo.

6. Fomenta la toma de decisiones

Una forma de promover que los niños superen la procrastinación es dándoles la oportunidad de que se sientan a cargo de sus tareas y quehaceres. Proporciona a tu hijo una estructura de tiempo para que tome sus propias decisiones y verás cómo empezará a procrastinar menos.

Por ejemplo, puedes permitirle elegir un límite de tiempo para que termine de limpiar su habitación (tal vez antes de las 10 am). Esto hará que se sienta a cargo y asegurará que no postergue su deber más allá de la hora convenida.

7. Enséñale cómo seguir pasos prácticos

Como en casi todos los ámbitos de la vida, los pasos concretos y fáciles de visualizar nos sirven para evitar la procrastinación. Esta es una lista de pasos prácticos que tu hijo puede llevar a cabo para lidiar con la procrastinación:

  • Establecer horarios.
  • Fijar fechas límite.
  • Conseguir un planificador o una aplicación de calendario.
  • Tener alguien que revise sus avances.
  • Darse recompensas personales.
  • Usar un temporizador para evitar agotarse.
  • Tomar un descanso (o más de uno).

Conclusión

La procrastinación es un obstáculo desafiante para todos los niños y quizás aun para todos los seres humanos. Los padres podemos ayudar a nuestros hijos a no rendirse ante la procrastinación desde que son muy pequeños. Estos consejos son una manera eficaz de alcanzar dicho objetivo.

Si te interesan más consejos para fomentar el rendimiento de tu hijo en la escuela y su vida diaria, el Colegio Chimalistac te comparte un descargable con 5 formas de acelerar su aprendizaje:

Descargar

También podría interesarte: