Guía para desarrollar la motivación en tu hijo

A menudo, las experiencias de la infancia pueden dificultar la motivación de los estudiantes, según un nuevo documento del Consejo Científico Nacional sobre el Desarrollo del Niño (en Estados Unidos), en una colaboración de investigación multidisciplinaria con sede en la Universidad de Harvard. El documento analiza la maquinaria de la motivación: ¿qué sucede en el cerebro de los niños cuando se encuentran motivados y qué los retiene?

Los investigadores identifican dos tipos de motivación: la motivación de acercamiento, que nos conduce hacia una recompensa, y la motivación de evitación, que nos lleva a evitar daños. Idealmente, se equilibran entre sí.

El enfoque es fundamental para la mayoría de las formas de aprendizaje, mientras que la evitación puede inhibir el aprendizaje de alto nivel al obligarnos a fijarnos en nuestra respuesta inmediata a una tarea, en lugar de en un objetivo a largo plazo. En última instancia, para sobrevivir necesitamos ambos, pero cuando se hallan fuera de equilibrio, esto puede conducir a problemas de control de impulsos, ansiedad o depresión, entre otras dificultades de salud mental.

Nuestros sistemas individuales de motivación están parcialmente diseñados por la genética, pero también son moldeados por las experiencias. Niveles elevados de estrés y la escasez de relaciones positivas con adultos pueden afectar la forma en que los cerebros de los niños responden a diferentes tareas. Los adultos comprensivos pueden ayudar a los estudiantes a desarrollar sistemas de motivación que les servirán bien, hasta la edad adulta.

Cómo construir una motivación saludable

Provoca curiosidad y fomenta la exploración.

Más allá de las necesidades básicas, los niños están motivados intrínsecamente por la exploración, el juego, el dominio y el éxito, todo lo cual sienta las bases para un aprendizaje significativo. Los adultos pueden reforzar estas motivaciones a través de una retroalimentación positiva de las tendencias naturales de los niños, en lugar de manipularlas al descartar oportunidades para explorar, o cultivar demasiado miedo de que los niños se lastimen, temores que pueden contagiarse.

Contenido relacionado: Cómo enseñar a tus hijos a ser innovadores

 

Los adultos comprensivos en que los niños pueden confiar los ayudarán a descubrir qué temer y evitar realmente. Los niños de entornos más volátiles o abusivos, que quizás carezcan de la influencia positiva de los adultos, podrían estar más en sintonía con la evitación y consiguientemente perder el interés por la exploración saludable.

Los altos niveles de estrés y la escasez de relaciones óptimas con los adultos pueden afectar la forma en que los cerebros de los niños responden a diferentes tareas.

No confíes en los incentivos.

Pero la retroalimentación extrínseca por sí sola es insuficiente para promover la motivación: el objetivo es ayudar a los niños a desarrollar su propio impulso interno para aprender. Se ha demostrado que los niños dejan de participar en actividades por cuenta propia una vez que se les ha dado una recompensa tangible por ello.

"Es poco probable que los sistemas enfocados únicamente en recompensas y castigos externos logren una motivación productiva y sostenida", advierten los autores del informe; "aquéllos que equilibran actividades motivadas intrínsecamente, como la resolución creativa de problemas y el aprendizaje lúdico, con comentarios positivos, tienen más probabilidades de propiciar una motivación saludable a largo plazo".

Contenido relacionado: 5 maneras de fortalecer la fuerza de voluntad de tu hijo

 

Recuérdales a los niños que el éxito es posible.

Es poco probable que estemos motivados a hacer algo si consideramos que es imposible. Una mentalidad de crecimiento, la creencia de que podemos cambiar y mejorar a través de la práctica, y que nuestros talentos y habilidades no son fijos, permite que los niños se motiven.

Contenido relacionado: 6 consejos para descubrir las fortalezas de tu hijo

Prioriza la interacción social.

Desde que somos bebés hasta adolescentes, la interacción social es clave para la motivación, pues libera opioides naturales, dopamina y serotonina, que activan el sistema de recompensa del cerebro.

Un estudio demostró que los bebés aprendieron el lenguaje más rápidamente a través de interacciones cara a cara con su cuidador que, indirectamente, a través de video. En nuestro mundo digital, las aplicaciones y pantallas pueden ser suplementos para el aprendizaje, pero las interacciones en persona seguirán siendo fundamentales.

Recuerda que todos tenemos diferentes motivadores intrínsecos.

Un niño intrínsecamente motivado para practicar deportes podría responder bien a las críticas constructivas de un entrenador, ansioso por una sensación interna de satisfacción de hacerlo bien. Pero otro estudiante podría responder más al aliento y, en cambio, desanimarse por las críticas.

Ten en cuenta que los diferentes sistemas de motivación pueden deberse a los genes únicos de cada niño y a sus experiencias de vida. Así, pueden requerir diferentes enfoques para ser motivados.

A pesar de la percepción errónea acerca de que algunas personas o simplemente tienen o bien carecen de motivación, la ciencia demuestra que la naturaleza de las relaciones de cuidado y las oportunidades para exploración segura afectan el desarrollo de estos sistemas, ya sea para bien o para mal.

La motivación puede ser una ventaja para tu hijo si sabes cómo aprender a motivarlo correctamente, con el fin de que logre desarrollarla de una manera autónoma en un futuro. Entonces, la forma en que conviene motivar dependerá de las particularidades de cada niño.

También en el aprendizaje, la motivación puede ser una de las maneras en las que puedes promoverlo en tu hijo, y esto no se refiere a presionarlo y exigirle más, sino que consiste en desarrollar al máximo sus habilidades. Te dejamos 5 formas en las que puedes acelerar el aprendizaje de tu hijo. Entra y descárgalas.

5 FORMAS PARA ACELERAR EL APRENDIZAJE DE TU HIJO >

 Resultado de imagen para motivacion en niños