Preescolar 55 5534 4300
Primaria y Secundaria 55 5524 1185

Cómo promover una imagen corporal positiva en un adolescente

La imagen corporal es algo sobre lo que cada vez más jóvenes de secundaria se dan cuenta y les causa dificultades. Por el término “imagen corporal” nos referimos a cómo una persona se autopercibe cuando se mira en el espejo o cómo se imagina que luce su cuerpo.

A veces, dicha imagen es positiva. Implica una percepción clara y verdadera de cómo es realmente el cuerpo. Implica confianza y comodidad, así como una aceptación de las formas y los tamaños propios y el reconocimiento de que la apariencia física poco se relaciona con el carácter y el valor de las personas.

Pero otras veces, la imagen es negativa. Es más una percepción distorsionada de cómo se ve el cuerpo, y conlleva sentimientos de vergüenza, ansiedad y timidez.

Contenido relacionado: 7 consejos para ayudarle a un niño a vencer la timidez

Cómo se desarrolla la imagen corporal

Varios factores influyen en la forma en que desarrollamos una imagen corporal positiva o negativa.

La representación de hombres y mujeres en los medios y cómo se supone que deben verse, las conversaciones o palabras de familiares o amigos, e incluso el modo en que los padres u otros adultos hablan de sus problemas de imagen corporal. Todo esto repercute en la mente de los adolescentes.

Además, podría decirse que no hay momento en que la imagen corporal tenga un impacto más profundo en la conciencia personal que en la etapa de secundaria.

Los estudiantes de secundaria ya son conscientes de todos los cambios que ocurren en sus cuerpos. Si también añadimos los mensajes y la presión a que se exponen con respecto a la imagen corporal, existe el potencial de algunos problemas derivados de ello.

Y hay que ser claros: ¡este es un problema para mujeres y varones por igual!

imagen-corporal-positivaConsejos para promover una imagen corporal positiva

Si tu hijo o hija que está entrando a la adolescencia batalla con todo esto, ¿qué puedes hacer? ¿Cómo puedes, como padre, guiarlo a través de los cambios y ayudarlo a tener una imagen corporal más positiva? Aquí hay 6 consejos:

  1. Cuida tu lenguaje cuando te expreses sobre comida, ejercicio y apariencia.

Las palabras son poderosas, así que elige las tuyas con cuidado cuando trates estos temas. Utiliza palabras como "saludable" y "no saludable" en lugar de "bueno" y "malo" o "gordo" y "delgado". Ten cuidado de no avergonzar a tu hijo por lo que coma o no coma.

Evita hacer bromas o comentarios negativos sobre la apariencia de los demás enfrente de él. Y más aún, evita hacerle a él este tipo de comentarios.

  1. Cambia tu enfoque.

No te concentres sobre su apariencia. En cambio, refiérete a él como una persona completa. Esto aligerará la relevancia de su apariencia y hará énfasis en quién es como un todo. Elige palabras positivas que realcen la autoestima de tu hijo en torno a su persona y no únicamente por su imagen.

  1. Habla sobre los mensajes en los medios.

No es posible que protejamos a nuestros hijos de los mensajes falsos en los medios sobre imagen corporal. ¡Están en todas partes! Pero al hablar sobre los mensajes que pueden ver en la televisión, el internet, las revistas, las redes sociales y más, los ayudaremos a crear un filtro para lo que es real y saludable y lo que no lo es.

Anima a tu hijo a que hable contigo sobre los mensajes a los que se ha expuesto y los cuestionamientos que tenga sobre ellos. Esto le posibilitará distinguir mejor lo que es saludable de lo que no lo es.

  1. Continúa comprándole ropa que le quede.

Contribuye a que tu hijo de secundaria se sienta bien con su cuerpo. No lo obligues a ponerse ropa que no le quede bien o con la que no se sienta cómodo.

Su cuerpo está cambiando rápidamente en esta fase y quizás eso signifique que tengas que comprarle más ropa, pero aun así puedes asegurarte de que se sienta cómodo con lo que lleva puesto y cómo se ve.

  1. Normaliza lo que está pasando.

Hacerle saber a tu hijo que lo que siente y está experimentando es normal será de gran ayuda. Siempre que lo veas luchando con su aspecto físico, normalízalo. Cuando mencione algún complejo relacionado con su imagen corporal, normalízalo.

No estarás normalizando su idea o sentimiento acerca de sí mismo, sino la lucha que está librando con eso. ¡Lucha que es normal y nos sucede a todos, especialmente en secundaria!

  1. Evalúa tus propias actitudes e ideas acerca de tu cuerpo.

Nuestros hijos de secundaria nos observan. En pocas palabras, si estamos luchando con nuestra propia imagen corporal, ellos se darán cuenta.

¿Te pesas todos los días? ¿Te reprochas a menudo por tu cuerpo? ¿Criticas algo sobre él? ¿Expresas culpa o vergüenza por comer ciertos alimentos? ¿Te castigas haciendo ejercicio de más?

Sé honesto contigo mismo acerca de cómo hablas y te tratas a ti mismo con respecto a tu imagen corporal. Luego, piensa con qué palabras, comportamientos o acciones debes trabajar para que establezcas un ejemplo más positivo para tu hijo.

La misión de los padres es increíblemente importante y, a veces, deben esforzarse mucho para conseguir que sus hijos cultiven una manera de pensar más saludable. Estos sencillos consejos acercarán a sus hijos adolescentes a desarrollar una imagen corporal positiva ahora y más tarde.

En el Colegio Greenland estamos conscientes de las dificultades y necesidades de nuestros alumnos de secundaria, por eso les brindamos atención personalizada para sacar lo mejor de ellos y reforzar su autoestima en esta etapa tan crucial en su desarrollo. Descarga nuestro modelo educativo de secundaria:

Ver Modelo Educativo >

También podría interesarte: