6 maneras de ayudar a tu hijo a tener éxito en la escuela

El apoyo de los padres es clave para ayudar a los niños a tener un buen desempeño académico. Aquí hay 6 maneras en que los padres pueden encaminar a sus hijos para ser estudiantes exitosos.

1. Apoyar las expectativas de la tarea

La tarea de la escuela refuerza y amplía el aprendizaje en el aula, y ayuda a los niños a practicar importantes habilidades de estudio. También desarrolla en ellos un sentido de responsabilidad y una ética de trabajo que los beneficiará más allá del aula.

Además, asegurar que tu hijo sepa que consideras la tarea como una prioridad, le ayudará a crear un ambiente efectivo para estudiar. Cualquier espacio de trabajo bien iluminado, cómodo y silencioso con los suministros necesarios servirá. Evitar distracciones y configurar horas de inicio y finalización también será de ayuda.

Una buena duración general de tarea efectiva es de aproximadamente 10-40 minutos en la primaria. Si descubres que a menudo se tarda mucho más de eso, habla con el maestro de tu hijo. Mientras hace la tarea, debes estar disponible para interpretar las instrucciones de su tarea, ofrecer orientación, responder preguntas y revisar el trabajo completado.

Contenido relacionado: ¿Cuándo y dónde deben hacer tarea los niños?

 2. Enviar a tu hijo a la escuela preparado para aprender

Alimenta a los niños con un desayuno nutritivo, esto los preparará para su día. En general, los niños que desayunan tienen más energía y se desempeñan mejor en la escuela. Además, también tendrán menos probabilidades de ausentarse y hacer menos visitas a la enfermería escolar por problemas estomacales relacionados con el hambre.

Puedes aumentar la capacidad de atención, la concentración y la memoria de tu hijo al proporcionarle alimentos para el desayuno que sean ricos en granos integrales, fibra y proteínas, así como bajos en azúcares agregados. Si acostumbra llegar temprano algunas mañanas, envíale fruta fresca, nueces, yogurt o la mitad de un sándwich de mantequilla de maní y plátano. Muchas escuelas ofrecen opciones nutritivas de desayuno antes de que tomen la primera materia.

3.- Dormir bien

Los niños también necesitan una cantidad correcta de sueño para estar alertas y poder aprender todo el día. La mayoría de los niños en edad escolar necesitan entre 10 y 12 horas de sueño por noche. La falta de sueño normalmente causa un comportamiento irritable o hiperactivo y dificulta que los niños presten atención en clase. Es importante mantener una rutina consistente a la hora de acostarse, especialmente en  noches escolares.

4. Enseñarles a organizarse

Cuando los niños son organizados, conservan la concentración en lugar de dedicar tiempo a buscar otras distracciones y desviarse.

¿Y qué significa estar organizado en un nivel elemental? En tareas escolares, significa tener un cuaderno para registrar avances y una libreta de apuntes (muchas escuelas las suministran) para realizar un seguimiento de las tareas y los proyectos.

Habla con tu hijo acerca de mantener en orden su escritorio escolar para que los documentos que deben llevarse a casa no se pierdan. Enséñale a tu hijo cómo usar un calendario o planificador personal para que pueda mantenerse organizado.

Contenido relacionado: ¿Cómo ayudar a tu hijo a ser ordenado?

 5. Dar seriedad a la asistencia

Es relevante que los niños lleguen diario a tiempo a la escuela para estar al corriente con el trabajo en clase. Realizar tarea le puede resultar mucho más fácil si pone atención a todos los temas de clase, lo cual evita que se estrese por no saber hacerla. Si tu hijo falta varios días a la escuela debido a alguna enfermedad, asegúrate de consultar con el maestro sobre cualquier trabajo que deba completarse. También es buena idea conocer la política de asistencia de la escuela.

A veces, los estudiantes desean quedarse en casa y no ir a la escuela debido a problemas con sus compañeros de clase, tareas o calificaciones, o incluso con maestros. Lo que podría desembocar en síntomas reales, como dolores de cabeza o dolores de estómago. Si crees que hay algún problema en la escuela, habla con tu hijo (y luego con el maestro) para averiguar más sobre lo que está causando su ansiedad. El consejero escolar o el psicólogo escolar también puede ayudar.

6. Haz tiempo para hablar sobre la escuela

Toma un momento para hablar con tu hijo todos los días, para que conozcas lo que sucede en la escuela. Cuando los niños saben que los padres se interesan por sus vidas académicas, también concederán seriedad a la escuela.

Debido a que la comunicación es bilateral, la forma en que hablas y escuchas a tu hijo influirá en la forma en que te responde. Es importante escucharlo con atención, mantener contacto visual y evitar realizar otras actividades mientras hablan. Asegúrate de hacerle preguntas que vayan más allá de las respuestas "sí" o "no". Además de durante las comidas familiares, buenos momentos para hablar incluyen viajes en automóvil, paseos del perro y cocina de alimentos.

Contenido relacionado: El rol de la familia en la educación de tu hijo

Los primeros años de escolarización son un momento primordial para que los padres se informen y apoyen la educación de sus hijos, preparando así el escenario para que los niños se desarrollen y crezcan como jóvenes aprendices.

Si estás interesado en un buen resultado académico para tu hijo, las sesiones de tarea y estudio son de los factores más importantes para que obtenga una buena calificación. Dejamos estos 5 consejos para lograr que tu hijo estudie correctamente.Nueva llamada a la acción

17