<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=226233171658978&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Poner atención y saber escuchar: 2 estímulos esenciales para la concentración

Es vital saber escuchar y prestar atención para el desarrollo de un niño, porque le permitirá funcionar adecuadamente en sociedad. Al cultivar estas habilidades, es importante que tu hijo se convierta en un oyente activo, lo que significa que use lo que escucha de otros como parte del proceso de comunicación. Al poner buen ejemplo y trabajar con tu hijo para desarrollarlas, podrá obtener ventajas académicas y sociales para su futuro.

La concentración es como un músculo que requiere ejercicio regular para fortalecerse. Algunos niños son mejores en esta área que otros, pero todos pueden aprender estrategias y participar en prácticas que perfeccionen su capacidad para concentrarse y mantener su atención.

Después de todo, la escuela exige que los estudiantes se concentren por largos períodos de tiempo y, a medida que los niños crecen, llegan a cursar actividades extracurriculares que requieren aún más concentración. Los siguientes puntos te ayudarán a que tu hijo desarrolle las habilidades de escucha y atención.

1.- Mejora el lenguaje y la comunicación.

Los niños retienen información a través de la interacción con los demás, lo cual incluye el uso de habilidades lingüísticas. Cuanto más escuche tu hijo lo que otros tengan que decir, mejor será su vocabulario y su comunicación. Esto le facilitará la comunicación con los demás una vez que asista a la escuela. En general, escuchar y aprender van de la mano.

2.- Desarrolla la alfabetización y la comprensión.

A medida que tu hijo crezca, comenzará a valerse de su capacidad para escuchar con el fin de mejorar su vocabulario, gramática y comprensión lectora. Si se le dificulta hacerlo o no sabe prestar atención, podría tener problemas para detectar los errores que cometa, ya que no atenderá lo que otros quieran decirle. La calidad de su lectura también puede sufrir si el niño no tiene las habilidades adecuadas para escuchar, pues posiblemente no preste atención a las palabras en el caso de que alguien más le lea.

3.-Estimula el desarrollo social.

Cuando un niño comienza a ir a la escuela, las habilidades para escuchar y mantener atención aumentan en importancia. A esta edad, empezará a interactuar con otros niños regularmente y tendrá que retener información a partir de dichas interacciones.

La vida social de tu hijo dependerá de cómo se relacione con sus compañeros. En tal punto, te darás cuenta si el habla de tu hijo se ha desarrollado poco, ya que podría complicársele hacer amigos o comunicarse con los maestros.

Consejos para mejorar la concentración de tu hijo

1.- Reserva un tiempo razonable para que tu hijo practique centrándose en una tarea específica.

Los niños pequeños (de 4 a 5 años de edad) generalmente logran concentrarse entre 5 y 20 minutos, dependiendo de la tarea: menos tiempo con tareas novedosas y desafiantes, y más tiempo con actividades intrínsecamente agradables.

2.- Exhórtalo a hacer una cosa a la vez. 

Poder realizar múltiples tareas es ventajoso en nuestra vida adulta, pero la investigación es clara: la realización de tareas múltiples reduce la concentración y disminuye nuestro rendimiento.

Para que aprenda a emplear la atención plena, deja que tu hijo haga una cosa a la vez. Por ejemplo, a los niños un poco mayores, digamos de 4to grado, podría asignárseles completar a la vez un problema de divisiones largas. No permitas que se inquiete por las siguientes operaciones, sólo que se concentre en una en un momento dado.

3.- Establece tiempo y espacio para la tarea.

Ejecutar muchas actividades al mismo tiempo perjudica la concentración, por lo que es relevante reducir distracciones extrañas. Se debe hacer la tarea en un escritorio o mesa designada, en una habitación tranquila (si tiene televisión, apagarlo), y dejar el teléfono fuera del alcance y la computadora portátil cerrada, a menos de que sea necesaria para completar una actividad. A medida que los niños crecen, los padres pueden permitir que los adolescentes administren su tiempo de manera independiente.

Conocer las ventajas de lo anterior y saber cómo puedes enseñar a tus hijos a que escuchen y logren concentrarse, será de gran ayuda para su desarrollo, por lo que como padre debes tomar en cuenta estos puntos para conseguir que tu hijo se concentre exitosamente y obtenga los beneficios académicos y sociales que ello conlleva.

En el Chimalistac buscamos que nuestros alumnos sean capaces de saber escuchar y poner atención desde pequeños, para que así puedan desarrollar hábitos de estudio y tener una mejor concentración. Si te cuesta trabajo inculcarle hábitos a tu hijo, dejamos estos 8 tips para que cultive su primer hábito, el de la lectura. Entra y conoce más.

Nueva llamada a la acción

 COLEGIO CHIMALISTAC  058