5 maneras de fortalecer la fuerza de voluntad de tu hijo

Cada niño lucha con una voluntad débil cuando se le pide hacer algo y no responde correctamente por hallarse realizando otras cosas. Entonces está siendo gobernado por sus impulsos y deseos. Carece de la fuerza para obligarse a hacer lo que sabe que son deberes suyos. Tomar decisiones difíciles y seguirlas incluso cuando las cosas se ponen difíciles, requiere de fuerza de voluntad.

La buena noticia es que es posible fortalecer la fuerza de voluntad de tu hijo, enseñarle la diferencia entre "quiero" y "lo haré", para ayudarlo a desarrollar un carácter lo suficientemente fuerte como para que le sea posible tomar decisiones complicadas.

Aquí dejamos cinco puntos principales que los científicos actuales han identificado, como formas efectivas para desarrollar la fuerza de voluntad de tu hijo.

1. Motívalo a leer grandes libros.

Disfruta con él de libros que ilustren elecciones decididas y las consecuencias de tales elecciones a través de una historia bien contada. La buena literatura generalmente contiene muchos de estos ejemplos hábilmente entretejidos en la trama a medida que se desarrolla la narrativa. Dichos cuentos bien escritos involucrarán las emociones de tu hijo, instruirán su conciencia e ilustrarán principios universales que pueden estimularlo y ayudarlo a tomar buenas decisiones dentro de su propia vida.

Contenido relacionado: Guía para desarrollar la motivación en tu hijo

2. Incúlcale buenos hábitos.

Las acciones habituales no requieren de toma de decisiones, por lo que imponen poca o ninguna presión sobre la voluntad. Y como la mayoría de lo que hacemos cada día, lo hacemos por costumbre, los buenos hábitos podrían aliviar la presión de una voluntad en desarrollo y dejar que conserve su fortaleza para enfrentarse a decisiones circunstanciales. Por supuesto, el objetivo a largo plazo es que el niño elija realizar cualquier acción por voluntad propia; pero hasta que ésta sea lo suficientemente fuerte para lograrlo, el hábito puede constituir un buen apoyo.

Los científicos están de acuerdo: el lugar para comenzar es mediante el hábito de atención. Ser capaz de enfocar intencionalmente la mente en algo y resistirse a distracciones es una clave para el éxito en el camino de la voluntad.

3. Ayúdalo a modificar sus pensamientos.

Una de las estrategias más efectivas que Walter Mischel identificó en su “prueba de malvavisco” es: cuando se enfrenta una tentación y la voluntad está decidiéndose, distraerse se convierte en la reacción más fácil.

Cuando ésta se sobreexplota, uno comienza a buscar distracciones y desviaciones, por lo que cambiar de actividad se vuelve la mejor solución. Es por esto que la voluntad y la concentración deben trabajarse, de tal manera se elegirá siempre el camino del deber, por más aburrida que pueda resultar una tarea.

Considera ayudar a tu hijo a convertir su mente en algo agradable y totalmente único, sugiriéndole cosas distintas en qué pensar. Con el tiempo, podrá usar esa estrategia para sí mismo.

4. Practica con pequeñas decisiones.

El trabajo de la voluntad consiste en elegir entre ideas que se les presentan a la mente y al corazón. Tu hijo decidirá qué ideas permitirá influir en sus acciones y pensamientos. Por lo tanto, es importante darle oportunidades para que practique deliberar entre opciones. Las elecciones tienen consecuencias, y tu hijo puede aprender mucho al experimentar algunas de ellas a partir de decisiones pequeñas.

5. Promueve buenas decisiones.

Cuando observes a tu hijo tomar una buena elección, aliéntalo. Si tu hijo llegara a distraerse de su tarea y, por un acto de su voluntad, se enfocara nuevamente en su lección de matemáticas, ¡reconoce esa decisión! Si tu hijo toma un breve descanso y luego regresa a propósito a terminar sus deberes, ¡felicítalo!

Apoya sus buenas decisiones por medio de tu palabra. Tu propio ejemplo es una de las mejores cosas que puedes emplear para ayudar a tu hijo a desarrollar fuerza de voluntad.

Tu hijo no tendría por qué andar por la vida impulsado por tentaciones y distracciones. Él no debería experimentar las trampas de ser esclavo de sus deseos. Puedes cooperar con él para que desarrolle lo que se llama "motor del éxito" y apoyarlo en fortalecer su fuerza de voluntad.

Contenido relacionado: La escuela, elemento clave para el éxito personal y profesional de tus hijos

En el Colegio Chimalistac buscamos que nuestros alumnos actúen de la mejor manera para que alcancen tanto el éxito académico como el personal, por lo que la voluntad es una virtud crucial a desarrollarse. Para ello nos basamos en valores imprescindibles y ayudamos a cada uno a desplegar su propio proyecto de vida. Entra y conoce más de nosotros.

NOSOTROS >

Temas relacionados: 

 Imagen relacionada