<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=226233171658978&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Los beneficios del estilo asertivo de crianza

El estilo asertivo de crianza se caracteriza por sus exigencias razonables y una alta capacidad de respuesta. Si bien los padres asertivos pueden llegar a esperar demasiado de sus hijos, también les aportan los recursos y el apoyo necesarios para que se desarrollen de una manera óptima.

 

Los padres que adoptan este estilo de crianza saben cómo escuchar a sus hijos y les brindan amor y calidez, además de límites y una disciplina apropiada. Este enfoque de crianza evita el uso del castigo y las amenazas y, en cambio, recurre a estrategias como el refuerzo positivo.

Breve historia

Durante la década de 1960, la psicóloga Diana Baumrind describió tres diferentes estilos de crianza: autoritario, asertivo (o autoritativo) y permisivo.

El estilo asertivo de crianza también se conoce a veces como "democrático". Implica un enfoque centrado en el niño, en el que los padres mantienen altas expectativas en torno a sus hijos, pero las respaldan con apoyo y orientación.

Con frecuencia, este estilo de crianza ha sido identificado como el más efectivo y útil para los niños. Muchas investigaciones sugieren que los padres deben implementar de manera flexible técnicas de crianza basadas en sus objetivos personales y el comportamiento único de cada niño.

Características

Según Baumrind, los padres asertivos comparten algunas características comunes, los cuales incluyen:

  • Cuando se rompen las reglas, imparten medidas disciplinarias adecuadas y consistentes
  • Permiten que sus hijos expresen sus opiniones
  • Alientan a sus hijos a discutir opciones
  • Expresan calidez y cariño constantemente
  • Fomentan la independencia y el razonamiento individual
  • Escuchan a sus hijos
  • Fijan límites, consecuencias y expectativas en el comportamiento de sus hijos

Aunque las expectativas de los padres asertivos son altas, estos padres también tienden a ser flexibles. Si existen circunstancias atenuantes, los padres asertivos ajustan su respuesta de una forma razonable.

Los padres que adoptan este estilo pueden ajustar y adaptar su enfoque según la situación, las necesidades de sus hijos y otros factores que pudieran presentarse. La disciplina, entonces, tiene en cuenta todas las variables, incluidos el comportamiento del niño, la situación, etc.

Las características anteriores pueden contrastarse con las del estilo autoritario de crianza, que se distingue por padres que mantienen expectativas extremadamente altas, pero les aportan poca calidez y orientación a los hijos.

Los niños con padres asertivos suelen ser disciplinados con apoyo y orientación, que fomentan el comportamiento deseado. Los niños con padres autoritarios, por otro lado, a menudo no reciben mucho apoyo o cariño, ni se les comparten comentarios u orientación acerca de su mal comportamiento.

Contenido relacionado: 3 estilos de crianza ¿cuál es el que usas?

Efectos

Numerosos expertos en desarrollo infantil, influenciados por el trabajo de Baumrind, han identificado el estilo asertivo de crianza como el mejor enfoque para la crianza de los hijos.

Según Baumrind, los hijos de padres asertivos:

  • Muestran más confianza en sus habilidades para aprender cosas nuevas
  • Desarrollan buenas habilidades sociales
  • Saben cómo regular sus emociones de un modo adecuado
  • Tienden a ser personas más alegres y cálidas

Contenido relacionado: Tu hijo debe de tener confianza en sí mismo, descubre cómo ayudarlo

Por qué funciona

Los padres asertivos actúan como modelos a seguir y exhiben los mismos comportamientos que ellos esperan de sus hijos. Debido a esto, es más probable que sus hijos internalicen tales comportamientos y también los exhiban. Asimismo, las reglas y la disciplina consistentes ayudan a que los niños sepan qué esperar.

Estos padres tienden a mostrarles comprensión a sus hijos y suelen tener buen control de sus emociones; por lo tanto, sus hijos también aprenden a manejar sus emociones y aprenden a comprender a los demás.

Los padres asertivos también permiten que los niños actúen de forma independiente. Esta libertad les enseña a los niños que son capaces de lograr cosas por sí mismos, lo que fomenta una autoestima sólida en ellos.

Algunos padres son naturalmente más asertivos que autoritarios o permisivos. Sin embargo, esto no significa que no puedan adoptar un estilo más asertivo, aunque no sea su predeterminado natural.

Intentar moderar nuestro estilo de crianza puede implicar que debemos ser consciente de nuestras acciones mientras trabajamos para desarrollar los hábitos propios de un estilo asertivo de crianza.

Conclusión

Si estás interesado en convertirte en un padre más asertivo, puedes empezar con algunas medidas. Podría resultarte útil considerar este estilo de crianza como un equilibrio entre la disciplina, el control emocional y darle cabida a la independencia.

Trata de no ser demasiado duro ni demasiado indulgente con tus hijos. Comienza dejando que tu hijo tome más decisiones, pero también sostén discusiones regulares sobre las opciones. Con tiempo, atención y flexibilidad hacia las necesidades de tu hijo, este método de crianza llegará a ser más natural.

Si te interesa conocer más sobre la educación de los hijos, en el siguiente descargable encontrarás 6 consejos que te ayudarán a desarrollar la inteligencia emocional de tu hijo:

Nueva llamada a la acción

También podría interesarte: