<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=226233171658978&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

La importancia del respeto mutuo entre padres e hijos

Padres e hijos siempre se verán involucrados en cierto nivel de conflicto entre ellos, es una parte inevitable de la dinámica familiar. Pero el respeto mutuo ayuda a minimizar cualquier sentimiento negativo y la animosidad resultante de las tensiones en la familia.

Los niños deben respetar la autoridad de sus padres, pero los padres también deben respetar los valores de sus hijos y sus decisiones, si son adecuadas para la edad que tienen.

Cuando los padres y los niños evitan los insultos, el uso de comentarios despreciativos y la indiferencia, los conflictos pueden ser resueltos de una manera comprensiva y eficaz.

Equidad

El respeto mutuo fomenta la equidad en el hogar. Aunque los padres saben más porque tienen más experiencias de vida, lo que les permite aprovecharlas y desempeñarse como autoridad legal en el hogar, no deben valerse de esta posición para dominar a sus hijos.

Los niños poseen un valor intrínseco y merecen ser tratados con amabilidad y respeto, sin sentir que sus padres controlan cada uno de sus movimientos. Así, hay buenas razones para creer que el respeto mutuo es la clave para mejorar las relaciones entre padres e hijos.

Un sistema en el que padres e hijos cooperen para establecer reglas básicas, promover hábitos de comunicación saludables, alentar decisiones apropiadas y compartir las tareas del hogar puede dar como fruto una vida más feliz en el hogar.

Aunque los padres necesiten hacer cumplir las reglas, los niños responderán a expectativas justas y consistentes.

Vínculos estrechos

Una familia que se conduce con base en el respeto mutuo será, con mayor probabilidad, una familia unida.

Según Larry Nelson, profesor en la Universidad Brigham Young, un estilo de crianza que combina amor, expectativas altas y respeto hacia la autonomía infantil repercute en la posteridad de un niño, años después de que crezca y se mude del hogar.

Específicamente, los papás que fomentan el respeto mutuo disfrutan de relaciones más cercanas con sus hijos, y éstos disfrutan de un grado más alto de autoestima.

El respeto mutuo da a entender a los niños que se respeta su independencia, sus intereses personales y su tiempo. Pero lo más relevante de todo es que se les demuestra que son amados de forma incondicional y valorados como seres únicos.

Contenido relacionado: Tips para fortalecer los vínculos afectivos entre padres e hijos adolescentes

Comunicación saludable

La comunicación saludable refuerza el respeto mutuo entre padres e hijos. James Lehman, fundador del sitio web Empowering Parents, anima a los padres a escuchar a sus hijos y a esforzarse por reconciliarse con ellos cuando se sienten maltratados.

Los padres pueden cultivar una atmósfera de respeto al disculparse con sus hijos en caso de haberles dicho algo muy crítico o injusto. Según él, una sana comunicación genera respeto mutuo porque les brinda a los niños la oportunidad de ver a sus padres como seres humanos imperfectos, capaces de cometer errores.

Los padres y los niños que saben pedir perdón cuando es propio, que se expresan con honestidad en torno a sus emociones y que actúan con compasión estimulan un ambiente de respeto en casa.

Resolución de conflictos

El respeto mutuo es ocasión de una resolución de conflictos más pronta y basada en la comprensión. Cuando un padre respetuoso dice: "Me decepciona que te comportes así, pero quisiera saber qué es lo que te molesta", un niño podría ablandarse, a sabiendas de que su padre realmente lo considera.

O cuando un niño respetuoso dice: "No entiendo por qué no puedo ir a la fiesta, pero confío en su buen juicio", un padre podría aprovechar la oportunidad para compartir sus preocupaciones acerca de los compañeros del niño o de actividades que le parecen cuestionables.

El respeto mutuo implica que tanto padres como hijos puedan compartir sus sentimientos y ambos estén dispuestos a escuchar el punto de vista del otro.

Como lo indicamos, el que los padres deban funcionar como la autoridad en el hogar no exenta la posibilidad de que los hijos dispongan de un mayor espacio para expresar abiertamente sus emociones, explorar sus intereses y participar en algunas de las decisiones en la familia.

Si te interesan más consejos para mejorar la educación en casa, el Centro Educativo ECA te comparte esta guía para que orientes a tu hijo adolescente en su proceso de maduración:Descargar

 

También podría interesarte: