<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=226233171658978&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Cómo promover la escucha activa en niños de primaria

Escuchar es un componente básico del aprendizaje. La capacidad de escuchar activamente de un estudiante de primaria tiene un impacto significativo en el desarrollo de las habilidades de comunicación necesarias tanto dentro como fuera del aula.

La escucha activa es una "habilidad blanda" determinante, tanto como la resolución de problemas, el liderazgo y el trabajo en equipo, y quizás incluso lo es más. Es una habilidad que se puede adquirir y ejercitar, ¡pero se requiere tiempo y paciencia para dominarla!

¿Qué es la escucha activa?

La escucha activa implica prestar toda la atención al orador -en el caso de los niños muchas veces es el profesor- y tratar de comprender el mensaje completo que éste envía. 

Los oyentes activos muestran signos verbales y no verbales de que están escuchando cuando lo hacen. El refuerzo positivo, el recuerdo y el cuestionamiento son signos verbales de escucha activa. Los signos no verbales incluyen sonreír, asentir con la cabeza, adoptar una postura atenta y evitar las distracciones.

La escucha activa también conlleva fomentar conversaciones positivas. Esto significa reconocer el punto de vista de la otra persona y poder repetir lo que dijo con sus propias palabras.

¿Por qué es importante la escucha activa?

Practicar habilidades de escucha activa tiene muchos beneficios; además de una mejor comprensión en el aula, los oyentes activos tienden a ser mejores comunicadores y solucionadores de problemas

Desempeñarse como oyente activo también evidencia buen carácter, compromiso y es un componente esencial del liderazgo.

Los beneficios de ser un oyente activo incluyen:

  • Menos malentendidos
  • Ritmo de trabajo veloz
  • Mayor ingenio
  • Más autosuficiencia 
  • Aumento en la productividad

Escucha activa frente a escucha pasiva

Entonces, ¿qué sucede cuando un niño no escucha de forma activa? Puede caer en la trampa de la escucha pasiva. 

La escucha pasiva consiste simplemente en escuchar lo que dice el hablante sin tratar realmente de entenderlo. Cuando un estudiante escucha de manera pasiva, no retiene la información porque se distrae con facilidad.

La escucha activa se basa en que el oyente entienda el punto que el hablante está tratando de comunicar y no sólo escuche las palabras que él o ella está diciendo.

Convertirse en un mejor oyente es una habilidad importante que los estudiantes de primaria necesitan desarrollar y practicar.

¿Cómo puedes ayudar a tu hijo a mejorar sus habilidades de escucha?

Cinco pasos para escuchar activamente 

Los padres pueden enseñar a sus hijos a convertirse en oyentes activos procurando ellos mismos demostrarles que son capaces de ser oyentes activos. 

Al modelar la escucha activa para tu hijo, él o ella apreciará el valor y la importancia de hacerlo. También le darás una referencia para desarrollar sus propios hábitos de escucha.

Mejora las habilidades de escucha activa tanto tuyas como las de tu hijo con estos 5 consejos:

    1. Mantener contacto visual

      Las personas que mantienen el contacto visual suelen considerarse confiables, cálidas, sociables, honestas y seguras de sí mismas. Fijar los ojos en los de la otra persona también contribuye a mejorar la concentración con el objetivo de comprender completamente lo que dice el hablante.

      Contenido relacionado: Poner atención y saber escuchar: 2 estímulos esenciales para la concentración

    2. No interrumpir

      Permite que el hablante complete su pensamiento antes de intentar responder. No lo interrumpas, no termines las oraciones ni lo apresures. Evita adivinar o suponer hacia dónde van sus pensamientos; esto puede generar un impacto negativo en la comunicación efectiva.

    3. Hacer preguntas


      Una forma de demostrar que estás escuchando (y asegurarse de que estás escuchando para comprender) es haciendo preguntas específicas sobre lo que el otro dice. Esto fomenta la claridad, facilita la comprensión y es prueba de que uno está escuchando.

    4. Repetir lo que dice el orador

      Repite lo que ha dicho al orador con tus propias palabras. Esto asegurará que hayas entendido lo que él o ella está diciendo. Resúmelo repitiendo cada uno de los puntos principales del mensaje. Así, el orador podrá corregirlo en caso de ser necesario.

      Los niños pueden practicarlo al responder a preguntas abiertas o, bien, preguntas que estimulen la reflexión 

    5. Escuchar el significado total

      Cualquier mensaje tiene dos componentes: el contenido del mensaje y la emoción o actitud subyacente. Ambas partes son importantes y dan sentido al mensaje. Escucha tanto el contenido como las emociones subyacentes. A veces, el mensaje real se encuentra en la emoción más que en el contenido.

      Al seguir estos consejos, tú y tu hijo desarrollarán las habilidades que ambos necesitan para convertirse en mejores oyentes activos. Pon en práctica estos pasos con tu hijo y ayúdalo a mejorar sus hábitos de escucha a lo largo de la primaria.

      Se requiere de mucha concentración y constancia para ser un mejor oyente. Las técnicas de escucha activa promueven que los estudiantes vayan convirtiéndose en mejores comunicadores y adquieran habilidades de escucha que usarán de por vida.

Contenido relacionado: 10 maneras de mejorar la concentración de tu hijo

Si quieres más contenido sobre el aprendizaje de niños en primaria, el Colegio Chimalistac te comparte una breve guía para que aceleres el aprendizaje de tu hijo. Descárgalo aquí:

Descargar

También podría interesarte: