¿Cómo equilibrar el aprendizaje en línea de tu hijo con el resto del tiempo en pantalla?

A medida que continúa el aprendizaje en línea de los niños, es importante que mantengan un equilibrio entre el tiempo frente a la pantalla y sus demás actividades.

Demasiado tiempo en pantalla puede causarles a los niños problemas de sueño, de atención y de energía. Sin embargo, también puede tener una influencia positiva, especialmente cuando se emplea de manera proactiva y educativa.

El objetivo de este artículo es que puedas idear un modo de garantizarle a tu hijo lo mejor de ambos mundos por medio de una combinación apropiada de actividades.

Contenido relacionado: Consejos para complementar la educación escolarizada en línea

Respondemos a preguntas frecuentes de algunos padres en torno al aprendizaje en línea de sus hijos y las actividades más allá de éste.

¿Cómo puede limitarse el tiempo en línea?

Los niños también se vinculan emocionalmente con sus amigos a través de sus dispositivos. Dale tiempo a tu hijo para hacerlo, pero fija límites claros. Asimismo es preferible que establezcas zonas u horarios libres de tecnología.

Por ejemplo, no permitir teléfonos en la comida o, bien, una vez a la semana. También se sugieren medidas como limitar el uso de dispositivos durante una hora antes de acostarse y exigirles a los niños que los carguen fuera de sus habitaciones en la noche.

¿Qué hay del estudio y las tareas?

Considera que para cualquier lección que aborde habilidades de escritura o de lectura, será fuera de la pantalla donde tu hijo practicará y hará el trabajo (por lo menos si puede llevarse así, cuanto mejor).

Algunos problemas matemáticos pueden resolverse con la ayuda de objetos cotidianos. Los alumnos pueden comprobar hipótesis de sus clases de ciencia sin la necesidad de estar frente a una pantalla. Otro tipo de estudio también puede realizarse sin conexión.

¿Con qué frecuencia los niños deben tomar descansos de la pantalla y cuánto tiempo deben durar?

Se recomienda que los niños menores de 2 años eviten cuanto puedan el tiempo en pantalla. Para mayores de 2 años, este tiempo debe mantenerse entre 1 y 2 horas al día.

Cuando se trata de aplicar tal regla al aprendizaje en línea, son recomendables 20 minutos de tareas de clase seguidos de 10 minutos de actividad física para los niños más pequeños.

Los niños mayores y los adolescentes pueden concentrarse en las tareas por períodos más prolongados. Hay que procurar ayudarlos a tomar descansos entre asignaturas. Los padres deben comprender que entre el resto de actividades sin tecnología también se incluye el estudio de cuanto se aprende en línea.

Al considerar el tiempo de pantalla, no todo tiene el mismo peso. No es lo mismo una aplicación educativa que un videojuego. Despejar descansos es importante, como lo es agregar actividad física y movimiento durante el día, pero cada familia querrá incorporar todo ello a la rutina de manera distinta.

Las rutinas y los horarios son cruciales en este momento, y también les servirán a los niños y a las familias a discernir cuándo es buen momento usar tecnología o trabajar y cuándo lo es para jugar, relajarse y descansar.

¿Cómo es posible intercalar otras actividades con las lecciones en línea?

Lo más importante es crear una estructura e idear algunas actividades planificadas. Pueden intercalarse a lo largo del día: por cada hora de aprendizaje en línea realizar una actividad de 30 minutos (o menos), como saltos en el jardín o algún juego sencillo.

¿Cuáles son ejemplos de actividades que los niños pueden hacer mientras no aprenden en línea?

Dependiendo de las restricciones en tu horario, asegúrate de que tú y tu hijo tomen tanto aire fresco como les sea posible: saquen al perro a pasear, lean en el parque o salgan a correr o caminar.

Si deben quedarse en casa, quizás puedas organizar actividades como búsquedas del tesoro, manualidades, rompecabezas y juegos educativos, así como juegos de movimiento como “la traes”, escondidillas o salto con reata.

Existen muchos recursos para niños en línea con ideas divertidas y educativas: sugieren actividades como hacer títeres de sombras, construir modelos en papel de diversos objetos y aprender a escribir nombres en jeroglíficos egipcios.

Como puedes ver, hay muchas maneras en que los niños pueden mantener activos su mente y su cuerpo durante el período de aprendizaje actual.

Si además de equilibrar adecuadamente el tiempo en pantalla de tu hijo, buscas que mejore su desempeño académico. Aquí te compartimos 5 formas excelentes en que tu hijo puede mejorar sus hábitos de estudio, descárgalas:

Nueva llamada a la acción

También podría interesarte: