6 experimentos para niños que despertarán su interés por la ciencia

Los niños son científicos natos. Les encanta experimentar, hacerse preguntas y ver cómo funcionan las cosas. Entonces, ¿por qué no complacer su curiosidad? No será necesario que vayan a un museo de ciencias o inscribir a tus hijos en una costosa clase después de la escuela.

Contenido relacionado: Cómo promover que tu hijo se vuelva innovador

Puedes efectuar los siguientes experimentos de ciencias divertidos y fáciles para los niños directamente en casa, en la cocina o en el patio trasero. La mejor parte: tendrás tanta diversión como ellos.

1.    Jarrón arcoiris

La ciencia puede ser un tema complicado, pero también puede ser hermoso. Este experimento de ciencia del jarrón arcoíris constituye el ejemplo perfecto.

Úsalo para enseñarle a tu hijo el concepto de densidad: los diferentes líquidos tienen distintos pesos, por lo que los más pesados ​​(con más moléculas) se hundirán hasta el fondo, mientras que los más livianos (con menos moléculas) flotarán hacia la parte superior, lo que dará como resultado un líquido de varias capas coloridas.

Necesitarás múltiples materiales para elaborar diversas soluciones: jarabe de maíz, miel, jabón para lavar platos, aceite de oliva, alcohol para frotar, colorante para alimentos, más un gotero, pero vale la pena el trabajo para obtener el resultado ingenioso que deseas.

2.    Geyser de refresco

Acéptalo: existen pocos experimentos científicos para niños más emocionantes que los que involucran algo que explota, especialmente cuando se trata de un artículo de cocina cotidiano como una botella plástica de refresco. Puedes utilizar cualquier bebida carbonatada (aunque ten en cuenta que las que contienen azúcar son más pegajosas a la hora de limpiar).

Además, es un experimento científico muy fácil para los niños: todo lo que deben hacer es colocar cuidadosamente un poco de hielo seco en el refresco y observar la reacción casi instantánea. La ciencia: mediante un proceso donde se forman pequeñas burbujas de dióxido de carbono en la superficie del hielo seco, lo que hace que el gas se dispare hacia la superficie y escape de la botella.

Asegúrate de que todos usen gafas de seguridad y guantes aislantes, ya que el hielo seco es muy bonito pero bastante frío (-43 grados centígrados, para ser exactos). ¿Prefieres no lidiar con el hielo seco? Este genial experimento científico para niños también funciona con los dulces Mentos. De cualquier manera, es mejor que dicho experimento se lleve a cabo al aire libre.

3.    Lámpara de lava hecha en casa

Si alguna vez has mirado una lámpara de lava, sabrás lo fascinante que es. Así que imagina lo emocionados que estarán tus hijos al elaborar la suya propia. Todo lo que requieres es aceite vegetal, agua, colorante de alimentos y tabletas Alka-Seltzer.

¿Cómo funciona? El agua y el aceite no se mezclan, y el aceite no cambia de color, pero el agua, al mezclarse con colorante alimentario, sí. Las tabletas efervescentes reaccionan con el agua para suministrar las burbujas, que se elevan hasta la parte superior del vaso, luego se revientan y caen hacia el fondo. Plop, plop, ps, ps, ¡un experimento muy divertido!

4.    Agua que camina

A continuación, otro experimento científico entretenido para niños que brinda un poco de educación. Adquiere tubos de ensayo y un estante para los mismos, es probable que tengas todo lo demás a mano: colorante para alimentos, toallas de papel, tijeras y un temporizador.

Llena los tubos de agua de diferentes colores, conecta cada dos tubos entre sí, como cadena, con tiras finas de papel absorbente de cocina (sumérgelas por los extremos en cada tubo), luego mide cuánto tardan en mezclarse los colores.

El agua viaja por acción capilar, el movimiento ocurre dentro de los espacios del material poroso debido a la adhesión, la cohesión y la tensión superficial. Resulta increíble observar este experimento.

5.    Bolsa a prueba de fuga

Este entretenido experimento científico para niños funciona como un espectáculo de magia. Simplemente llena una bolsa de cierre de plástico con dos terceras partes de agua y luego atraviésala cuidadosamente con un lápiz afilado (por la parte inferior con agua). Para un efecto dramático, sostén la bolsa justo frente al rostro de tu hijo y míralo impresionarse.

No te preocupes: no se derramará ni una sola gota. Los plásticos están hechos de largas cadenas de moléculas llamadas polímeros. Perforar la bolsa los separará, pero rápidamente presionarán de vuelta sobre los lápices tanto como sea posible, sellando el agujero que has abierto. Cuando termines, saca los lápices sobre el fregadero para demostrar que esto era ciencia de a de veras, no un simple truco.

6.    Huevo desnudo

Otra vez a la cocina. Con una cuchara, coloca un huevo crudo (con su cáscara) en una taza o frasco lleno de vinagre blanco. Este ácido descompondrá lentamente la cubierta, hecha de calcio, una base. Diles a tus hijos que sean pacientes: el huevo tardará unos 15 minutos en comenzar a burbujear, pero después de unas ocho horas comenzará a girar y bailar a medida que los gases se liberen de la cáscara.

El huevo también absorberá el líquido y se hinchará debido al proceso de ósmosis. En aproximadamente tres días, tendrás un huevo "desnudo" con una membrana suave y permeable que será irresistiblemente blanda.

Como puedes ver, existen muchas opciones para hacer experimentos entretenidos de ciencia con tus hijos. Además de que les brindarás momentos inolvidables, es probable que despiertes en ellos un interés inusitado por la ciencia. ¡Inténtalo, no puedes perder nada!

Contenido relacionado: 6 maneras de fomentar la creatividad en tus hijos

Además de estimular que nuestros alumnos adquieran gusto e interés por la ciencia, disponemos de varios programas potenciadores de talento que constituyen un soporte único para nuestro modelo educativo. Queremos que los alumnos se destaquen tanto como puedan en las áreas para las que tienen habilidades naturales y adquieran un conocimiento que respalde el obtenido en clases.

Potenciadores de talento >

También podría interesarte: